Habilidades Visuales

Visión y Optometría

Habilidades Visuales

Entendemos por habilidades visuales las diferentes acciones que el sistema visual es capaz de utilizar con el objetivo de tener una correcta visión.

Las habilidades visuales se desarrollan de la misma manera a cómo aprendemos a caminar o a hablar.

De este modo, debemos aprender a ver, intepretar y comprender lo que estamos viendo, en un proceso que está íntimamente relacionado al desarrollo motor del niño.

Incluso cuando la visión de un niño parece estar bien, una habilidad visual que esté por debajo del nivel de su grado le obligará a trabajar más duro para lograr lo que es natural para su compañero.

Al tratarse de un proceso que se aprende, puede reeducarse mediante la terapia visual.

En el siguiente vídeo describo las principales habilidades visuales:

Oculomotricidad

El control del movimiento ocular describe la capacidad de mover los ojos a la vez para enfocarse en una persona, una imagen o un objeto. Esta habilidad se basa en la precisa coordinación de los seis músculos oculares que controlan el funcionamiento de los ojos al unísono. Esta habilidad nos ayuda a mantener imágenes claras y no borrosas cuando leemos y escribimos.

El movimiento de los ojos, puede ser:

  • De fijación. Nos permiten mantener la vista sobre un punto, lo que nos permite dsicriminar qué es lo que vemos.
  • De seguimiento. Nos permite mantener la vista fija en un objeto en movimiento. En este movimiento intervienen músculos externos al ojo.
  • Movimientos Sacádicos. Nos permiten cambiar con rapidez la fijación de la vista de un objeto a otro, de una palabra a otra, pasar de ver de cerca a ver de lejos con rapidez… Son movimientos claves en la lectura, por ejemplo. La ausencia de un ritmo sacádico adecuado puede provocar mareos, dificultades para mantener la atención y el enfoque, además de errores de lectura frecuentes.

Cuando se produce una disfunción oculomotora podemos observar diversos síntomas. Los más habituales son:

  • Se releen líneas o frases.
  • Lentitud de la lectura.
  • El niño necesita usar el dedo o un marcador para guiarse en la lectura, para no “perderse”.
  • El niño realiza un excesivo movimiento de la cabeza al leer: No muevo los ojos, si no la cabeza.
  • Realiza inversiones en el orden de las palabras.
  • Se salta palabras o frases.
  • Desorientación.
  • Escasa comprensión del texto que se lee.
  • Baja memoria visual.
  • Breves lapsos de atención

Acomodación

Es la habilidad que permite ver con nitidez a diferentes distancias y cambiar el punto de enfoque con rapidez y de forma inconsciente.

Hay que decir que se trata de una capacidad que disminuye con la edad, hasta llegar al punto de la aparición de la presbicia o vista cansada.

Las disfunciones de la acomodación pueden generar dificultades de atención y aprendizaje. Las principales señales que indican la existencia de problemas de acomodación son:

  • El niño se queja que ve borroso cuando lee o escribe.
  • Parpadea excesivamente.
  • Mantiene una distancia de trabajo inadecuada o poco común.
  • Se frota los ojos a menudo.
  • Lagrimea.
  • Se equivoca y es lento, ya que la visión es borrosa cuando copia del libro o de la pizarra en la escuela.
  • La lectura prolongada le genera dolores de cabeza.
  • Presenta síntomas de fatiga al final del día.
  • En general, presenta incomodidad asociada a la lectura.

Binocularidad

Tenemos dos ojos y la binocularidad es la habilidad que permite la coordinación de los dos ojos con eficacia y precisión. Las imágenes que percibimos con cada uno de los ojos se fusionan y nos permite ver en tres dimensiones.

Es decir, cuando miramos un objeto, los dos ojos intervienen de forma simultánea, de forma que los ejes visuales de cada uno de ellos convergen en el objeto que miramos.

Esta habilidad (estereopsis) nos permite realizar actividades como jugar a pelota, alcanzar los objetos en movimiento, calcular la velocidad y la distancia…

La tecnología del cine en 3D se basa en esta habilidad.

Cuando existe alguna disfunción relacionada con la binocularidad, puede ser estrábica (ojo desviado) o no.

AMPLIOPÍA: Se la conoce también con la expresión ojo vago: Uno de los dos ojos no consigue una visión correcte, incluso con el uso de gafas. Los dos ojos «rivalizan» i como mecanismo de defensa el cerebro impide que uno de loso ojos trabaje y de desarrolle correctamente. Es habitual en niños y conviene detectarlo cuanto antes mejor.

ESTRABISMO: Los ojos han pedido la alineación, lo que provoca visión doble o supresión (anulación) de uno de los ojos. 

Podemos hablar de endotropía cuando la desviación es hacia adentro; exotropía cuando la desviación es hacia afuera; hipertropía, cuando las desviaciones son verticales, i ciclotropía, cuando la desviación es tanto horizontal como vertical, es decir, la posición de un ojo está rotada alrededor de su eje con respecto al otro ojo.

Las principales disfunciones no estrábicas asociadas a dificultades cuando se realizan trabajos prolongados en visión próxima, como la lectura, son:

  • Exceso de convergencia: los ojos convergen más cerca del papel.
  • Insuficiencia de convergencia: dificultades parra mantener la alineación de los ojos en el papel; le cuesta mantener la convergencia. Su alineación va más allà del papel.
  • Inflexibilidad binocular: dificultades parta realizar cambios con rapidez y flexibilidad de cerca a lejos.

La convergencia describe la capacidad de nuestros ojos para trabajar en equipo. La habilidad de converger la dirección de mirada de ambos ojos es vital. Las insuficiencias de convergencia pueden detectarse en pacientes que se tapan un ojo para leer o inclinan la cabeza para ver con claridad.

Los principales signos y síntomas de una disfunción binocular son:

  • Usa el dedo para guiarse en la lectura.
  • Padece fatiga o cansancio desmesurado.
  • Se tapa o guiña un ojo al leer.
  • Se frota los ojos con frecuencia.
  • Apoya la cabeza sobre el brazo al leer o escribir.
  • Tiene visión doble de forma intermitente.

Algunas de las anomalías relacionadas con las habilidades visuales citadas pueden ser tratadas con eficacia mediante la Terapia visual.

Otras habilidades Visuales

  • Percepción de produnididad. Capacidad de discriminar entre objetos que están cerca de los que están lejos, particularmente en lo que respecta a su relación entre sí. Esta habilidad es particularmente importante para el éxito deportivo y académico. Las personas que carecen de esta habilidad son conductores bastante inseguros o pueden tropezar con cosas con más frecuencia. 
  • Visión espacial. Capacidad de comprender y evaluar lo que se ve o se ha visto. Esta habilidad juega un papel importante en el proceso de aprendizaje, particularmente para los estudiantes que entienden el material más en imágenes que en palabras. Es clave para los cálculos matemáticos.
  • Las habilidades visomotoras gruesas: Nos permiten movernos a través de nuestro entorno sin chocar con las cosas. Aquellos con habilidades motoras visuales gruesas deficientes son más propensos a chocar con muebles, paredes y superficies resbaladizas.
  • Los movimientos visomotores finos: Nos permiten centrarnos en actividades que requieren pequeños movimientos y atención al detalle. Las personas que carecen de habilidades visomotoras finas a menudo tienen una escritura desordenada y es posible que no puedan vestirse solas (por ejemplo, dificultad para abrocharse cremalleras y botones).
  • La agudeza visual central. Describe la capacidad de ver con claridad. Los que no tienen esta habilidad generalmente necesitan gafas. 
    • La Visión Periférica. Capacidad de ver objetos de lado sin mirar en su dirección. Útil en el deporte, o cuando conducimos (a más velocidad, menor visión periférica). Nos ayuda a determinar la seguridad de nuestro entorno.

Visión periférica

  • La percepción del color Permite distinguir los colores entre sí.
  • La Integración Visual: Permite combinar los estímulos que captamos a través de todos nuestros sentidos simultáneamente. Un ejemplo de esta habilidad es  cuando tomamos apuntes sobre lo que el maestro escribió en la pizarra a la vez que escuchamos lo que nos dice el profesor.