Terapia Visual

Todo lo que necesitas saber sobre la Terapia Visual

Terapia Visual

¿QUÉ ES LA TERAPIA VISUAL?

La terapia visual son una serie de procedimientos clínicos individualizados, destinados a corregir o a mejorar aquellas habilidades visuales evaluadas que no se encuentran en su nivel óptimo.

Algunos de los problemas relacionados con la visión y el aprendizaje se pueden resolver mediante un programa de terapia visual. Con la aplicación de varios ejercicios, que varían en función del problema a solucionar, podemos aprender a utilizar la visión de manera más eficaz. Con la terapia visual podemos mejorar la eficiencia y el procesamiento de la información visual, lo que mejorará el rendimiento de nuestra actividad diaria.

Cada persona, en función del problema que presente, tendrá un programa personalizado que buscará el máximo rendimiento de sus habilidades visuales y del procesamiento de la información visual, integrando el sistema visual con el sistema auditivo, propiceptivo, quinestésico y motor.

Mediante la terapia visual podemos mejorar el rendimiento en la lectura, con lo que esto significa en cuanto a rendimiento escolar y académico, e incluso en el deporte. Es eficaz también para niños y adultos que presentan disfunciones visuales, tales como problemas de binocularidad, estrabismos u ojo vago (ambliopía), visión doble, problemas de aprendizaje…

La terapia visual incluye una serie de procedimientos dirigidos a recuperar las disfunciones visuales. Estos ejercicios son de carácter neuromuscular, neurofisiológico y neurosensorial. Mediante la terapia visual aumentamos los patrones de activuació neuronal y sus interconexiones.

Así pues, los optometristas trabajamos para conseguir de nuestros pacientes una buena visión y las habilidades para procesar bien la información visual que reciben.

Casos en los que se utiliza la terapia visual

La terapia visual es útil y su uso se recomienda cuando es necesario mejorar el rendimiento lector, cuando aparecen problemas de aprendizaje, cuando se observan problemas relacionados con la lateralidad, cuando existen problemas de convergencia visual, y en casos de miopía, presbicia , ambliopía, visión doble y estrabismos.

En el caso de personas adultas, la terapia visual resulta útil en casos de fatiga ocular, dolor de cabeza, visión doble y, en general, problemas visuales que afectan el rendimiento laboral.

La Optometría Comportamental utiliza la terapia visual combinada con otros tipos de ayudas ópticos, para prevenir problemas, desarrollar mejor las habilidades visuales y, en definitiva, mejorar y desarrollar las funciones visuales.