Prismas Activos

Terapia Visual

Prismas Activos

Los prismas activos o también llamados posturales actúan sobre el sistema propioceptivo.

Sistema Propioceptivo

Es un sistema neurológico complejo, considerado como un sexto sentido, que informa al cerebro sobre sensaciones de hambre, sed, debilidad, bien o mal estar, etc. y, la que especialmente interesa en posturología, sobre el tono muscular, sobre la relación entre cada segmento de nuestro cuerpo y el todo corporal y sobre la relación entre nuestro cuerpo y el espacio.

Capta la información que necesita de diferentes sistemas: receptores cutáneo-plantares, husos musculares, sistema de Golgi, receptores articulares, oído interno y, uno de las más importantes, del sistema visual.

La información que llega al cerebro desde todos estos sistemas se integra en una especie de programa donde reside la consciencia innata de esquema corporal.

Síndrome de Deficiencia Postural

Se produce como consecuencia de una entrada errónea de información al sistema propioceptivo.

La adopción sistemática de posturas incorrectas debido a múltiples factores (vida sedentaria, trabajos monótonos, los hábitos adquiridos condicionados por nuestra cultura, etc.) acaba perturbando la noción innata que tenemos de esquema corporal y obliga a una tentativa de reformulación de este esquema.

Este proceso provoca una serie de signos y síntomas que reciben el nombre de Síndrome de Deficiencia Postural.

  • Alejamiento inconsciente de la biomecánica ideal.
  • Alteración del equilibrio tónico postural, que contribuye a una percepción equivocada del esquema corporal.

Parece que existe una relación entre los errores de información propioceptiva y la inhibición funcional de ciertas áreas del cerebro.

Análisis topográficos cerebrales (TEC) realizados en personas con el sistema propioceptivo alterado muestran valores anormalmente elevados de potencial bioeléctrico en numerosas áreas del córtex cerebral, concretamente de las ondas Delta.

  • Desequilibrio (sensación de mareo, vértigo, etc.)
  • Patología dolorosa (dificultad para hacer movimientos simples, como peinarse, etc.)
  • Perturbaciones de la localización espacial.
  • Perturbaciones de los movimientos oculares (ex. Insuficiencia de convergencia)
  • Alteraciones de la percepción sensorial (ej. diplopía monocular)
  • Dislexia y perturbaciones del aprendizaje

Cuando la disfunción propioceptiva tiene incidencia a nivel de las funciones cerebrales necesarias para la lectura, surge la dislexia. Des de este punto de vista, se considera la dislexia como una disfunción perceptiva de origen propioceptivo.

  • Reeducación Postural
  • Prescripción de Lentes Prismáticas
  • Plantillas Posturales
  • Tratamientos Odontológicos

Relación entre el Sistema Visual y el Síndrome de Deficiencia Postural

El Sistema Visual informa de:

  • La localización espacial egocéntrica permitiendo que el cerebro conozca:
    • La localización de nuestro cuerpo en el espacio
    • La relación con los objetos que nos rodea
    • Permite la percepción a nivel cerebral de la tonicidad relativa del conjunto de músculos oculomotores.

Este último concepto es el que explica el motivo por el cual funcionan los prismas posturales.

¿Cómo actúa un Prisma?

Cuando colocamos un prisma delante del ojo:

  • Inducimos una alteración de la percepción de la localización de la imagen en el espacio.
  • Alteramos las referencias espaciales preexistentes a causa de su efecto óptico (relación espacio-cuerpo).

El uso más habitual de los prismas es para compensar desviaciones oculares = Prismas Pasivos.

¿Qué es un Prisma Activo?

Cualquier lente prismática de baja potencia provoca una modificación tónica de las fibras musculares, concretamente de relajación, destinada a recolocar la imagen en la posición cómoda de fusión.

Los prismas activos son prismas de baja potencia que provocan un cambio en la entrada de información visual, que afecta a un músculo ocular (oblicuo inferior) y a los músculos esqueléticos pertenecientes a la misma familia (de todo el cuerpo).

¿Por qué funcionan?

Concretamente provocan el relajamiento del músculo oblicuo inferior, de forma que al estar conectado con los músculos esqueléticos a través del sistema propioceptivo, se produce también una relajación de estos. La consecuencia es que los prismas modifican la entrada de información propioceptiva.

Beneficios del tratamiento propioceptivo:

El tratamiento propioceptivo a través de la reeducación postural y del uso de lentes prismáticas permite conseguir:

  • En los casos de perturbaciones del aprendizaje:
    • Una lectura más rápida y más fluida
    • Mejorar la comprensión lectora
    • Reeducar la disgrafía (errores ortográficos frecuentes)
    • Reeducar la disortografía (caligrafía imperfecta)
    • Reeducación de la fatiga
    • Reeducación de las dificultades de concentración.
    • Eliminar el dolor, desequilibrios, vértigo, determinadas disfunciones visuales, problemas de procesamiento auditivo, etc.

Tanto en el caso de niños como en adultos siempre hay que tener presente que con frecuencia la intervención para resolver estos problemas ha de ser multidisciplinaria (odontólogo, podólogo posturólogo, optometrista, oftalmólogo, osteópata).

En el caso de niños con problemas de aprendizaje el tratamiento propioceptivo es el primer paso para ayudar al niño, pero la reeducación psicopedagógica es necesaria para gestionar los avances significativos que obtendrá con la prescripción de los prismas.

Send this to a friend