Artículos

Las herramientas «correctas» e «incorrectas» para el sueño de los niños

Muchos padres encuentran que la hora de acostarse es una de las partes más difíciles del día. ¿Alguna vez ha sentido que su hijo se frota los ojos, bosteza y se le caen los párpados una hora antes de acostarse y luego, a la hora de irse a la cama, de repente se suben por las paredes, no se ponen el pijama y piden permanecer despiertos 10 minutos más? Te garantizo que esto pasa mucho.

La hora de acostarse puede ser especialmente difícil para los niños con problemas sensoriales o de aprendizaje. Varios de estos niños, y los niños en general, tienen dificultades para relajarse, pueden ser molestados por luces extrañas, sonidos o incluso la ropa que llevan puesta. Cualquier cantidad de cosas que rodean su hora de acostarse podrían impedirles obtener esas Zs adicionales necesarias.

Si su hijo está luchando para dormirse por la noche o si usted está cansado de luchar contra ellos, hay algunas cosas que debe hacer y no debe hacer, en las que puede ayudarles a dormirse más rápido y con mayor facilidad, especialmente durante las noches escolares.

Las maneras «incorrectas» de ayudar a su hijo a dormir

«Incorrecto» es un poco duro, así que tal vez digamos, «qué evitar» antes de acostarse.

Electrónica

El elemento número uno en la lista a evitar es cualquier tipo de electrónica (Gameboys, videojuegos, mensajes de texto, tabletas, etc.). Jugar con dispositivos electrónicos menos de una hora antes de acostarse puede promover la vigilia y puede interrumpir el ciclo de sueño y vigilia. Los niños que usan los medios electrónicos como ayuda para dormir a menudo se acuestan más tarde, experimentan menos horas de sueño y tienen más probabilidades de experimentar somnolencia durante el día.

Además, la luz azul que irradia de nuestros dispositivos electrónicos restringe la producción de melatonina, la hormona controla el ciclo de sueño / vigilia.

Si la electrónica es la única forma en que su hijo se relaja o se relaja por la noche, asegúrese de usar gafas de luz anti-azules que puedan usar mientras se encuentran usando dispositivos electrónicos. Estos tipos de gafas pueden bloquear la luz azul y reducir el estrés en los ojos, de modo que cuando su hijo esté listo para ir a la cama, se duerma más rápido.

Bebidas con cafeína

Las bebidas con cafeína tienen un estimulante que la mayoría de las personas usan para mantenerse alerta durante el día, el cual también puede bloquear los químicos que inducen el sueño en el cerebro y que son necesarios para la hora de acostarse.

Actividades Físicas

Nos encantan y fomentamos las actividades de movimiento siempre que sea posible. Sin embargo, antes de acostarse, si su hijo ha estado corriendo y haciendo ejercicio, desacelérelo con algunos ejercicios de yoga. Hay muchos que se dedican específicamente a preparar a los niños para la hora de acostarse, lo que disminuirá su ritmo cardíaco, calmará sus cuerpos y relajará sus mentes.

Evite los alimentos azucarados

¿A qué niño o adulto no le gusta un dulce antes de acostarse? ¡Sé que lo hago! Son las elecciones de comida que hacemos las que pueden afectar nuestra forma de dormir. Comer alimentos azucarados antes de acostarse puede mantener nuestro cuerpo despierto y alerta en lugar de asentarse. A menudo hacen que los niños se pongan nerviosos e inquietos. El chocolate es uno de los peores alimentos porque también contiene cafeína, lo que dificulta que el niño se relaje.

Controle las bebidas

Otra buena recomendación es mantener la bebida por lo menos 30 minutos antes de acostarse. El agua, los refrescos y los zumos pueden mantener a su hijo despierto si tiene que ir al baño con frecuencia, lo cual también podría despertar completamente al cuerpo después de usar el baño. Trate de animarlos a usar el baño una vez más antes de irse a la cama como solución.

Las maneras «correctas» de ayudar a su hijo a dormir

Hay algunas técnicas y herramientas que usted puede usar para ayudar a su hijo a dormir por la noche si parece que no se puede acomodar o si tiene problemas sensoriales o de aprendizaje. Algunas ideas pueden ayudar más que otras, así que tal vez tenga que experimentar para ver qué es lo que funciona mejor para su hijo.

Herramientas de estimulación sensorial

Artículos como mantas pesadas, animales de peluche y simulaciones de sonido pueden calmar a su hijo y prepararlo para la hora de acostarse. El peso de los animales de peluche en blanco o enterrados entre una multitud de animales de peluche puede hacer que el niño se sienta más seguro, más seguro y puede calmar el cuerpo.

Los niños con problemas sensoriales también pueden necesitar auriculares con cancelación de ruido, máscaras para dormir o simuladores de sonido para ahogar todos los estímulos no deseados en su casa. Incluso algo tan simple como el lavavajillas zumbando en el fondo o una luz brillante de una farola puede mantener a un niño despierto por la noche.

Ejercicio Ligero

Ya hemos mencionado evitar el ejercicio pesado y activo en la noche, pero el ejercicio ligero como el yoga de los niños, la presión profunda o la compresión de las articulaciones y los músculos, junto con algunas actividades de banda elástica pueden ayudar a calmar el cuerpo.

Ropa cómoda

Su hijo puede pensar que los pijamas de Superman son muy buenos, pero podrían ser la razón para mantener a su hijo despierto. Muchos niños se molestan con las costuras en sus ropas, cremalleras, ciertos tipos de material o etiquetas, que pueden mantenerlos picando y tirando durante toda la noche. Una solución es conseguir pijamas que tengan un material suave y que estén holgados para que puedan relajarse fácilmente.

Actividades calmantes

Aproximadamente 30 minutos antes de acostarse, puede alentar a su hijo a participar en algunas actividades calmantes. Un buen baño caliente es una excelente manera de calmar a un niño y puede disminuir su ritmo cardíaco. También puede usar la lavanda en un recipiente sensorial, plastilina o incluso sales de baño o aceites esenciales, lo que alivia la ansiedad y el insomnio. También puede ayudar a su hijo a sentirse más enérgico y bien descansado por la mañana.

Tiempo en familia

Otras actividades como leer libros o mirar álbumes de fotos familiares pueden relajar el cuerpo y el cerebro. ¿Quién no se ha dormido leyendo un buen libro en el sofá? Cuanto más relajado esté el cuerpo, más fácilmente podrá prepararse para dormir. Mecerse con su niño en una silla o incluso con ellos en un columpio o hamaca también son buenas maneras de ayudar a su niño a calmarse y disminuir su ritmo cardíaco a la hora de acostarse.

Related Posts