Artículos

5 pasos, Oir vs. Escuchar en el Aula

Cuando estás en un ascensor, restaurante o consultorio médico y hay música de fondo, no te distraes totalmente con este ruido adicional. Tu cerebro simplemente no le presta atención a los sonidos que no son importantes. Escuchas cosas constantemente, pero sólo las escuchas muy poco tiempo. «Oír, en resumen, es fácil. Es tu línea de vida, tu sistema de alarma, tu forma de escapar del peligro y transmitir tus genes. Pero escuchar, realmente escuchar, es difícil cuando las distracciones potenciales saltan a tus oídos cada cincuenta milésimas de segundo – y los caminos en tu cerebro están esperando para interrumpir tu enfoque y advertirte de cualquier peligro potencial. Escuchar es una habilidad que corremos el riesgo de perder en un mundo de distracción digital y sobrecarga de información.

El proceso de escuchar

Escuchar no es sólo prestar atención, es mucho más que eso. «Nunca escuchas’ no es sólo la queja de una relación problemática, también se ha convertido en una epidemia en un mundo que está intercambiando conveniencia por contenido, velocidad por significado. La riqueza de la vida no radica en el volumen y el ritmo, sino en los timbres y las variaciones que puedes discernir si simplemente prestas atención». Hay pasos para escuchar eficazmente para que no seamos «discapacitados para escuchar». Practicar estos pasos te harán un mejor oyente, aprendiz y comunicador.

Primer paso: Recibir

Imagina que alguien te envía un correo electrónico. Independientemente del contenido del correo electrónico, si no enciendes el equipo, no lo recibirás. «El mensaje permanece en algún lugar entre el ordenador del remitente y el del receptor». Esto puede traducirse en interacción humana. A veces puede deberse a la pérdida de audición, pero a veces puede deberse a que alguien no enciende intencionadamente su ordenador, o su cerebro, para escuchar realmente las palabras y el mensaje que envía el hablante. «El oído es la recepción del sonido; la escucha es el apego al significado».

Segundo paso: Comprensión

Una de las partes más difíciles de escuchar es la comprensión porque puede significar cosas diferentes para personas diferentes. El cerebro está trabajando duro para darle sentido a lo que recibe, pero ¿qué pasa si las experiencias de la vida y las emociones se interponen en su camino? «Incluso cuando hemos entendido las palabras de un mensaje, debido a las diferencias en nuestros antecedentes y experiencia, a veces cometemos el error de atribuir nuestros propios significados a las palabras de los demás».

Tercer paso: Recordando

Este paso se basa en los dos pasos anteriores. Si has recibido o entendido un mensaje incorrectamente, lo recordarás incorrectamente. Este es un gran problema en las aulas, especialmente con estudiantes con TDA/TDAH y Trastorno de Procesamiento Sensorial (SPD, por sus siglas en inglés) o estudiantes con cualquier otra discapacidad que hace que no presten tanta atención. Si no escuchan una cosa, que podría ser crucial para su comprensión y cuando vayan a recordar esta información, no tendrá sentido y causará frustración más tarde cuando se les pida que la recuerden.

Cuarto paso: Evaluando

Evaluar es algo que hacemos aunque no hayamos escuchado el mensaje correcto. Nosotros decidimos qué tipo de valor tiene el mensaje. Un adolescente no le dará tanto valor a «Limpia tu cuarto» como a «Vamos a comprar un nuevo videojuego». Su cerebro asigna este valor a menudo sin que sean conscientes del proceso. Esta es la razón por la cual es importante ser una parte activa de la escucha, para que te des cuenta de que tu cerebro está poniendo ciertos mensajes en segundo plano.

Quinto paso: Respondiendo

Responder es la última etapa del proceso de escucha. Esto puede ser una retroalimentación física o verbal, y este es el tipo de retroalimentación con la que prosperan los maestros. Si un estudiante está mirando el reloj, los maestros pueden asumir que no están escuchando. Si un estudiante está asintiendo con la cabeza y tomando notas, eso es una señal de que está escuchando.

Si estás en una conversación en la que alguien no está haciendo contacto visual, parece distraído o está hablando por teléfono, puedes asumir que no está involucrado en lo que estás diciendo.

Escuchar y Aprender

Escuchar es un esfuerzo consciente, incluso más ahora que nunca. Todos necesitamos estar verdaderamente escuchando para aprender de manera que nuestro cerebro pueda concentrarse completamente en los mensajes que estamos recibiendo y almacenarlos correctamente. Si los estudiantes no participan activamente en el proceso de escucha, es muy probable que se estén perdiendo algo de lo que usted está diciendo, lo que podría explicar por qué siente que se está repitiendo con frecuencia al pedirles que hagan las tareas, están eligiendo no participar en el proceso de escucha. Esto es también una señal de que podrían tener un problema de procesamiento auditivo. Si a su hijo o estudiante le falta constantemente la información que se les da, podrían tener un colapso en su aprendizaje auditivo o una desconexión en el cerebro que no les permitirá recibir el mensaje que se les da a través de instrucciones verbales. Por mucho que quieran aprender y procesar las instrucciones que se les dan, a veces no tienen control sobre los vacíos que se desarrollan en su aprendizaje auditivo.

Además, puede haber mucho más en juego en el aula. Por lo general, hay demasiados estudiantes en el aula y no hay tiempo suficiente para que el profesor repita toda la lección a cada estudiante que no estaba escuchando. Es importante practicar las destrezas auditivas en casa para que los niños puedan practicar el proceso de escuchar tanto que se convierta en rutina. También fortalecerá su sistema auditivo y les ayudará a desarrollar las habilidades que necesitan para filtrar las distracciones.

Related Posts