Normas de Higiene Visual

Visión y Optometría

Normas de Higiene Visual

Existen algunas normas que ayudan a minimizar algunos problemas visuales. Son normas sencillas, que inciden de forma especial en los hábitos que utilizamos para hacer cosas muy cotidianas, como leer, estudiar, ver la televisión o utilizar el ordenador, entre otras cosas. Son normas que reducen el estrés visual, de forma que se facilita el procesamiento de la información visual. El siguiente listado es un buen ejemplo de buenas prácticas:

    • Las actividades de cerca (leer, escribir) deberían hacerse a una distancia adecuada. Suele tomarse como referencia la llamada distancia de Harmon, que mide la longitud entre el codo y la punta del dedo pulgar. En situaciones normales esta debería ser la distancia adecuada de lectura. Hay que leer con el antebrazo apoyado sobre la mesa.
  • Ajustar la altura de la mesa donde trabajamos o estudiamos.
  • Utilizar una silla que facilite un buen apoyo de la espalda en una postura equilibrada. Debería permitir el ajuste de la altura del asiento y de la inclinación del respaldo. En cualquier caso, la altura debe regularse de forma que permita el apoyo de los pies planos en el suelo, o en un soporte si es necesario.
  • La mesa ideal es aquella que tiene una inclinación de entre 15 y 20 grados, de forma que permite reducir la tensión sobre la cabeza, los hombros, el cuello y los ojos. Cuando estudiamos o trabajamos, debemos poder mantener el cuerpo erguido en una postura cómoda. La posición debe facilitarnos una respiración profunda y completa.
  • Debemos disponer de una buena iluminación, tanto general como concreta sobre el escritorio. La luz no debe reflejar directamente sobre el papel ni provocar sombras al escribir. Es bueno colocar la luz del escritorio a la izquierda si la persona es diestra, y a la derecha si es zurda.
  • Hay que descansar de la lectura de forma periódica. Cada cierto tiempo (15 minutos), debemos levantar la vista y mirar algo lejano y enfocarlo bien. Para el resto del cuerpo, conviene levantarse, mover las piernas y el cuello y hacer respiraciones profundas.
  • Es aconsejable limitar el tiempo de mirar la televisión y utilizar videojuegos. La televisión no es bueno verla con la luz apagada. Hay que mirar la pantalla a cierta distancia, y no desde el suelo.
  • En el caso del ordenador, se recomienda que los niños no trabajen más de una hora por cada sesión de trabajo. Los descansos son esenciales. Hay que colocar la pantalla a una distancia de entre 45 y 55 cm. en un plano ligeramente inferior a la altura de los ojos, y con una inclinación de 20 grados. Hay que evitar reflejos de luz en la pantalla.
  • En los niños es aconsejable fomentar las actividades al aire libre y la práctica del deporte. El deporte estimula los movimientos musculares y el enfoque visual de lejos.
  • Una buena alimentación también ayuda. Hay que tener una dieta rica en vitamina A, verduras y frutas.
  • Cuando notamos frecuente fatiga visual, dolor de cabeza, visión borrosa o doble, picor, enrojecimiento de los ojos o lagrimeo es bueno someterse a un examen optométrico para determinar cuál es el problema.

Estas normas pueden ampliarse cuando nos referimos al uso del ordenador. A parte de algunas de las normas citadas (altura de la mesa…), éstas son algunas de las normas que permiten hacer un buen uso del ordenador desde el punto de vista de la salud visual:

  • Colocar la pantalla a una distancia de entre 45 y 55 centímetros, en un plano ligeramente inferior a la altura de los ojos, y con una inclinación de unos 20 º.
  • Los documentos que debamos copiar se colocarán en un atril vertical, a una distancia equivalente de la pantalla y a su misma altura.
  • Se evitará cualquier deslumbramiento o reflejo en la pantalla, mesa, teclado u ojos del usuario, producido por luz natural o artificial.
  • No debe permanecerse más de dos horas seguidas trabajando, y si por causas laborales fuera imposible, mirar ocasionalmente un objeto lejano, a una distancia específica y esperar a que los detalles se vean nítidos, a la vez que hacemos ejercicios de rotación de cabeza y brazos. Es bueno hacer esto por lo menos cada 30 minutos mientras trabajamos.
  • Intentar mejorar la frecuencia de parpadeo.
  • Al realizar las tareas de cerca, intentar ser consciente de lo que nos rodea.
  • Practicar al final de la jornada el “palming“: tapar los ojos con las palmas de las manos sin hacer ninguna presión, con los ojos cerrados. Solamente los abriremos para comprobar que no entre nada de luz, y de esta manera relajar la vista.
MÁS INFORMACIÓN AQUÍ